curso-tdd

Curso de desarrollo para asegurar la calidad del software


Project maintained by JJ Hosted on GitHub Pages — Theme by mattgraham

Calidad en un aplicación desde el diseño

Planteamiento

En nuestro contexto, se define la calidad del software como la capacidad del mismo de seguir para cumplir (o exceder) las especificaciones y las expectativas de los clientes del mismo.

En general, la calidad es un proceso, y no simplemente una característica que se añade en un momento determinado al producto. Por eso el producto, en nuestro caso el software, junto con el proceso de desarrollo, debe estar diseñado y pensado desde el principio para asegurar que funciona y que responde a todos los requisitos funcionales y de otro tipo que se hayan planteado.

En un curso que inicialmente iba dedicado al diseño de tests se debe partir del planteamiento de la propia aplicación, componente o biblioteca, porque se realizan pruebas sobre las especificaciones de la aplicación; no se puede quedar en la sintaxis y una enumeración de los frameworks disponibles para hacer tests.

Así que en esta sesión vamos a hablar de cómo diseñar de forma ágil un sistema, para asegurarse de que va a responder a las necesidades del cliente y además va a ser suficientemente flexible para seguirlo haciendo si las necesidades cambian (o surgen otras nuevas).

Al final de esta sesión

Previamente, los estudiantes habrán formulado una idea general o un modelo de “cliente” y habrán expresado en una serie de épicas (o una sola) cómo se articulan esas necesidades. En este hito, los estudiantes sabrán como plantear una arquitectura básica de aplicación a partir de sus especificaciones y comenzar la implementación de forma que hacer pruebas sobre esas especificaciones sea sencillo y directo. También sabrán como plasmar en plataformas de desarrollo colaborativo estos requisitos para llevar a cabo el desarrollo de la aplicación.

Criterio de aceptación

El proyecto deberá haber documentos de una o varias historias de usuario como issues en el repositorio creado.

Con esto se probará que se están siguiendo los principios de diseño desarrollando a partir de casos de uso, y que se desglosan a partir de una serie de épicas.

Después de la épica

Echar un vistazo a la sesión sobre metodologías ágiles que precede a esta.

Tras las épicas, es necesario dividir lo que se quiere en varias partes, de forma que se puedan abordar y por supuesto comprobar de forma individual. En este proceso es cuando se empiezan a elaborar las historias de usuario individuales.

En nuestro programa que tratará con un proyecto y sus diferentes partes, hitos, issues y demás, por ejemplo para examinar el estado de un proyecto externo en una clase, las acciones comenzarán siempre con una petición que llegue desde GitHub. Por lo tanto, podremos tener las siguientes historias de usuario.

Estas historias de usuario se crearán como issues, y agruparse, a su vez, en un hito, siempre que se identifique cuál es el producto mínimamente viable. Por ejemplo, en este caso todas las relativas a issues se pueden incluir en el mismo hito (salvo quizás la última). El MVP será una serie de clases que serán capaces de gestionar todo lo relacionado con los hitos de forma independiente.

A partir de estas historias de usuario, y de la metodología de diseño, habrá que empezar a escribir el código. Como código no testeado es código roto, mejor diseñar el API para empezar y más adelante añadir el código y los tests correspondientes, como hemos visto en el caso del ejemplo de Python anterior. Pero eso ya será en la siguiente sesión.

Adicionalmente, una historia de usuario especificará qué hay que hacer en caso de error. Recordad que el diseño de un módulo debe incluir también diseño de las clases que se van a usar en caso de error.

Diseño dirigido por dominio

Una vez decidido el foco principal del proyecto y su arquitectura general, el diseño debe descender hasta un nivel en el que pueda ser abordable mediante la programación del mismo. “Divide y vencerás” nos permite trabajar con entidades que son autónomas e independientes entre sí, y que se pueden programar y testear por separado. Esta autonomía, que es un requisito, hace que una de las técnicas más conocidas sea el diseño dirigido por el dominio.

Con un ejemplo en este artículo.

Aunque, como todas las tecnologías de programación, es compleja en vocabulario y metodología, lo principal es que se deben de crear modelos de partes del dominio del problema limitados en su contexto, de forma que sea sencillo dividir el proceso de implementación en equipos, cada uno de ellos responsables de una parte del diseño. La integración continua (y los tests correspondientes), permitirán que se asegure la calidad del producto resultante.

Los dos conceptos principales, desde el punto de vista de la programación, son el de entidad y el de objeto-valor. Una entidad mantiene su identidad a lo largo del ciclo de vida; un objeto-valor es simplemente un valor asignado a un atributo. Los agregados integrarán y encapsularán una serie de objetos, creando un API común para todos ellos. Estos agregados son imprescindibles y tienen que tenerse en cuenta, porque en muchos casos servirán para gestionar todo un conjunto de objetos, erigiéndose en única fuente de verdad.

Eventualmente, una entidad se convertirá en un módulo cuando se vaya a implementar en el lenguaje de programación en el que decidamos hacerlo. Todos los lenguajes de programación modernos son modulares, con módulos agrupando funcionalidad relacionada, pero dependiendo del lenguaje, una entidad y un objeto valor será una clase, un rol, un módulo o paquete, o simplemente un fichero con una serie de funciones y convenciones para ser invocadas una vez importado. La mayoría de los módulos generan un espacio de nombres, que refleja también la jerarquía de los mismos; este espacio de nombres a veces se refleja en el nombre del módulo, a veces en el camino donde está almacenado.

Por ejemplo, en Raku un módulo llamado My::Project estará almacenado en lib/My/Project.pm6 y podrá tener otros módulos llamados My::Project::Issue que estará almacenado en lib/My/Project/Issue.pm6. Generalmente no se gestionarán estos objetos de forma independiente, sino que se usará un agregado; una estructura de datos que abarcará un conjunto de issues En el caso de Python, un módulo que se llame Project estará definido en Project/core.py (y en el directorio Project tendrá que haber un fichero __init__.py. El otro fichero mencionado estará en Project/Issue.py).

Este tipo de consideraciones tendremos que tenerlas en cuenta a la hora de diseñar los ficheros en los que se va a almacenar nuestra aplicación o proyecto; los nombres de los ficheros y la estructura de directorios debe seguir las buenas prácticas habituales y reflejar la estructura del mismo.

Tanto las entidades como objetos valor pueden ser módulos independientes; sin embargo, el nombre de los mismos o como se diseñe debe reflejar las dependencias unos de otros.

El primer paso para entender cuales son las diferentes entidades y objetos-valor en nuestro problema es crear una serie de casos de uso o historias de usuario que nos aquilaten el dominio del problema y nos permitan trabajar con él.

Ejemplo

Una aplicación nos va a permitir controlar el avance de los diferentes proyectos de este curso. Mediante un hook de GitHub, todos los proyectos informarán a un sitio central de sus actividades. Nos interesará sobre todo saber en qué hito está cada proyecto y en qué estado de consecución está cada uno de esos hitos. El objetivo es, por ejemplo, mantener un leaderboard en tiempo real que liste los proyectos por consecución, o mantener una historia del mismo.

Vamos a ver qué historias de usuario saldrán de aquí; esta sería la “historia de usuario” principal, aunque a partir de ella tendremos que añadir alguna adicional (más adelante).

Realmente el resto son temas de presentación. Lo importante es que tenemos una entidad, el proyecto. Cada proyecto tiene identidad propia, es decir que será un solo objeto que irá mutando de estado a lo largo del tiempo. El agregado integrará en un solo API acceso al estado de todos los proyectos, y el resto (hitos e issues) serán objetos-valor, sin ningún tipo de existencia fuera del contexto de un proyecto. Tendremos, por lo tanto, una sola entidad, la clase Proyecto. Los objetos valor, Hito e Issue también serán clases, pero no existen si no es dentro del contexto de un proyecto, por lo que los mantendremos así.

¿Cumple esta entidad nuestra historia de usuario? En principio sí, pero evidentemente se puede evolucionar durante el desarrollo de la aplicación esta historia. Lo importante es que, inicialmente, lo cumpla.

Por ejemplo, un Issue puede ser así:

enum IssueState <Open Closed>;

unit class Project::Issue;

has IssueState $!state = Open;
has Str $!project-name;
has UInt $!issue-id;

method close() { $!state = Closed }
method reopen() { $!state = Open }
method state( --> IssueState ) { return $!state }

Frente a todas las operaciones posibles, usamos solo las que debemos para este objeto en particular.

Todo el código de este curso irá en el subdirectorio ejemplos de este repositorio. En este caso en el subdirectorio raku.

En general, tendremos varias entidades en cada uno de los proyectos. En particular, los proyectos planteados aquí se podrán resolver con una sola, aunque también necesitaremos contar con al menos un agregado que gestione el conjunto de los issues:

use Project::Issue;
use X::Project::NoSuchIssue;

unit class Project::Issues;

has %!issues;

method add( Project::Issue $issue ) { … }

method delete( UInt $issue-id ) { … }

method all() { %!issues };

method close( UInt $issue-id ) { … }

method get( UInt $issue-id --> Project::Issue ) { … }

Estamos hablando de TDD (que era el tema inicial del curso) y estamos poniendo código antes de especificar los tests. Si seguimos una metodología TDD estricta, deberíamos especificar los tests antes del mismo. Este código, de hecho, debería fallar antes de que se escriban los tests. Así que vamos a aprovecharlo para introducir código de otro lenguaje, Python (en el subdirectorio ejemplos/python escrito con este tipo de ideas en mente. El código muestra solamente las funciones que deseamos que esta entidad siga:

class Project:

    def newMilestone(self, milestone):
        pass;

    def milestones(self):
        pass

    def percentageCompleted(self):
        pass

    def completionSummary(self):
        pass

    def data(self):
        pass

    def projectName(self):
        pass

En ese ejemplo las funciones sólo hacen pass. Los tests, por fuerza, no pasarán; pero contiene todo el API que va a ser necesario para llevar a cabo el objetivo anterior (incluso posiblemente alguno más que se podría eliminar).

Actividad

Esta actividad corresponderá a la versión 4. Esencialmente, se llevarán a cabo las actividades de diseño para el resto del curso. Como en el resto de los hitos el código se debe añadir mediante un PR que deberá aprobar algún otro miembro del proyecto.

Elaborar una cantidad aceptable de historias de usuario y crear a partir de ellas una serie de issues en GitHub (HUs dirigido a la persona que programe). Etiquetar las HUs con “HU”, creando el label correspondiente en el repositorio de GitHub.

Entrega

Esta entrega se llevará a cabo, como el resto de las mismas, como un pull request al fichero de proyectos, tras cambiar en el fork propio (que deberá estar actualizado) la versión del proyecto, que como siempre tendrá que corresponder con un tag del repositorio.

Seguiremos usando versionado semántico para las entregas, donde el primer número será siempre el hito (comenzando por el hito 0).