Desarrollo basado en pruebas

Objetivos

Cubre los siguientes objetivos de la asignatura

  1. Conocer los conceptos relacionados con el proceso de virtualización tanto de software como de hardware y ponerlos en práctica.

Objetivos específicos

  1. Entender el concepto de DevOps.
  2. Usar herramientas para gestión de los ciclos de desarrollo de una aplicación y entender cuales son estos.
  3. Aprender a usar integración continua en cualquier aplicación.

Introducción

Los ciclos de desarrollo de software actuales son ágiles y rápidos, de forma que continuamente se están arreglando errores, programando nuevas características y desplegándolas en producción. Para que esto sea posible todo este ciclo de vida del software debe estar automatizado en todo lo posible, para que todas las fases se hagan esencialmente sin intervención humana y se minimice la posibilidad de que haya en el proceso errores costosos de arreglar una vez echado a andar un sistema. La aparición de la nube ha hecho que en varias, o en todas, las partes del proceso, aparezcan recursos elásticos y disponibles bajo demanda, algunos de ellos gratuitos.

Por eso, en esta parte del curso, veremos cómo desarrollar según la metodología basada en pruebas con los entornos de computación en nube y cómo configurarlos y usarlos para hacer más rápido y eficiente el trabajo de un equipo de desarrollo, test y sistemas.

El desarrollo basado en pruebas entra en relación con la computación nube dentro del concepto de DevOps, que abarca tanto sistemas, es decir, el soporte físico donde se van a ejecutar las aplicaciones, como desarrollo y test y que está a caballo entre los dos primeros. En primer lugar, DevOps implica la automatización de las tareas de creación de un puesto de trabajo para desarrollo, pero también la sistematización de pruebas, de despliegue y de las tareas de configuración relacionadas con la misma, todo ello en un entorno de desarrollo ágil. En concreto, DevOps comprende los 7 aspectos siguientes, vistos en la página de Rex, que es parte de la panoplia usada para esos menesteres:

  1. Automatización de tareas relacionadas con el desarrollo. En resumen, que no haya que recordar o tener apuntados en una libreta comandos para hacer todo tipo de cosas (instalación de librerías o configuración de una máquina) sino que haya scripts que lo homogeneicen y automaticen.

  2. Virtualización: uso de recursos virtuales para almacenamiento, publicación y, en general, todos los pasos del desarrollo y despliegue de software.

  3. Provisionamiento de los servidores: los servidores virtuales a los que se despliegue deben estar preparados con todas las herramientas necesarias para publicar la aplicación.

  4. Gestión de configuraciones: la gestión de las configuraciones de los servidores y las órdenes para provisionamiento deben estar controladas por un sistema de gestión de versiones que permita pruebas y también controlar en cada momento el entorno en el que efectivamente se está ejecutando el software.

  5. Despliegue en la nube: publicación de aplicaciones en servidores virtuales.

  6. Ciclo de vida del software: definición de las diferentes fases en la vida de una aplicación, desde el diseño hasta el soporte.

  7. Despliegue continuo: el ciclo de vida de una aplicación debe ir ligado a ciclos de desarrollo ágiles en los que cada nueva característica se introduzca tan pronto esté lista y probada; el despliegue continuo implica integración continua de las nuevas características y arreglos, tanto en el software como el hardware.

En esta sesión veremos la mayoría; en siguientes sesiones se verá la gestión de configuraciones, provisionamiento de los servidores, despliegue continuo y virtualización.

Entornos virtuales de desarrollo

Una de las partes esenciales de la cultura DevOps es la gestión de configuraciones; a continuación, la automatización. El uso de entornos virtuales cubre las dos necesidades: te permite independizar la versión usada de la que proporcione el sistema, instalarla sin necesidad de tener privilegios de superusuario, compartirla entre todos los miembros del equipo y también automatizar la tarea de instalación del mismo mediante el uso de una sola orden que seleccione la versión precisa que se va a usar.

Y estos entornos virtuales vienen del hecho de que los lenguajes de scripting tales como Perl, Python y Ruby tienen ciclos de desarrollo muy rápidos que hacen que a veces convivan en producción diferentes versiones de los mismos, incluso versiones major. Eso hace complicado desarrollar e incluso probar los programas que se desarrollan: si el sistema operativo viene con Perl 5.14, puede que haga falta probar o desarrollar para 5.16 o 5.18 o incluso probar la versión más avanzada.

Por eso desde hacer cierto tiempo se han venido usando entornos virtuales de desarrollo tales como:

Generalmente, estos programa funcionan instalando binarios en directorios del usuario y modificando el camino de ejecución para que se usen estas versiones en vez de las instaladas en el sistema. En la mayoría de los casos se coordinan también con el shell para mostrar la versión que se está ejecutando en la línea de órdenes o para llevar a cabo autocompletado.

Una vez instalados, estos programas permiten instalar fácilmente nuevas versiones de tu lenguaje de programación (con las librerías asociadas) y probar un programa en todas ellas. Se usan principalmente para reflejar localmente los entornos que se usan en producción; por ejemplo, usar en el entorno de desarrollo local la misma versión y librerías que nos vamos a encontrar en un PaaS tal como los que veremos a continuación.

Instalar alguno de los entornos virtuales de node.js (o de cualquier otro lenguaje con el que se esté familiarizado) y, con ellos, instalar la última versión existente, la versión minor más actual de la 4.x y lo mismo para la 0.11 o alguna impar (de desarrollo).

Generalmente, las librerías asociadas a una aplicación determinada, es decir, las dependencias, siguen un método similar. En vez de instalar en el sistema todas las librerías necesarias (o instalar una cada vez que hay algún error), la mayor parte de los entornos de programación incluyen alguna forma de definir qué librerías (o módulos) necesitan y qué versiones mínimas, máximas o exactas deben tener.

Incidentalmente, el hecho de que todo sea software libre ayuda a que en ningún paso de este proceso haya que decidir qué licencia o modelo de pago o cosas similares hay que usar.

Vamos a hacer una aplicación: gestionar porras de fútbol

Una porra de fútbol básicamente tiene un partido, que tendrá un nombre y si acaso una fecha o descripción (por ejemplo, Jaén-Osasuna Copa 2014) y luego los participantes votan por un resultado determinado, JJ, 2-1, por ejemplo. Este sería el modelo sobre el que vamos a basar la aplicación.

El objeto básico, por tanto, será la Apuesta que irá asociada a un Partido.

Como ejercicio, algo ligeramente diferente: una web para calificar las empresas en las que hacen prácticas los alumnos. Las acciones serían
  • Crear empresa
  • Listar calificaciones para cada empresa
  • crear calificación y añadirla (comprobando que la persona no la haya añadido ya)
  • borrar calificación (si se arrepiente o te denuncia la empresa o algo)
  • Hacer un ránking de empresas por calificación, por ejemplo
  • Crear un repositorio en GitHub para la librería y crear un pequeño programa que use algunas de sus funcionalidades.
Si se quiere hacer con cualquier otra aplicación, también es válido. Se trata de hacer una aplicación simple que se pueda hacer rápidamente con un generador de aplicaciones como los que incluyen diferentes marcos MVC. Si cuesta mucho trabajo, simplemente prepara una aplicación que puedas usar más adelante en el resto de los ejercicios.

La aplicación tendrá más adelante un interfaz web, pero por lo pronto, y a efectos de la prueba continua de más adelante, vamos a quedarnos sólo con un pequeño programa que sirva para ver que funciona.

Ejecutar el programa en diferentes versiones del lenguaje. ¿Funciona en todas ellas?

Podemos almacenar esta información en una base de datos como SQLite (la clásica). Para instalarla, npm install sqlite que es la forma como se instalan los módulos de node. Además, se instala en local. Pero el objeto del desarrollo moderno es asegurarse de que todo lo necesario para programar algo está presente. Por eso, se usan ficheros que describen qué se usa y, en general, que es necesario instalar y tener para ejecutarlo. En node se usa un fichero en formato JSON tal como este:

{
  "author": "J. J. Merelo <jjmerelo@gmail.com> (http://github.com/JJ/desarrollo-basado-pruebas)",
  "name": "porrio",
  "description": "Apuesta en una porra",
  "version": "0.0.1",
  "repository": {
  "url": "git://github.com/JJ/desarrollo-basado-pruebas.git"
  },
  "main": "./Apuesta.js",
  "scripts": {
  "test": "make test"
  },
  "dependencies": {"sqlite3": "~3.0"},
  "devDependencies": {},
  "optionalDependencies": {},
  "engines": {
  "node": ">=0.8"
  }
}

Las partes que más nos interesan están hacia el final: las dependencias diversas (dependencies). Es un hash que dice qué módulo se usan (en este caso, sqlite solo) y qué versiones harán falta. Al desplegarse, el entorno dependerá de muchas cuestiones y hay que asegurarse de que donde va a acabar el programa tiene todo lo necesario. En caso de que no lo tuviera, el programa no se instalará.

A este nivel, la descripción del entorno de trabajo ya constituye en sí un test: donde se va a desplegar o lo tiene o no lo tiene, en cuyo caso no se permitirá la ejecución.

Este fichero, además, permite instalar todas las dependencias usando sólo npm install .. Casi todos los lenguajes habituales tienen algún sistema similar: bundle para Ruby o cpanm para Perl, por ejemplo.

Crear una descripción del módulo usando package.json. En caso de que se trate de otro lenguaje, usar el método correspondiente.

package.json nos sirve para llevar un cierto control de qué es lo que necesita nuestra aplicación y, por tanto, nos va a ser bastante útil cuando digamos de desplegarlo o testearlo en la nube.

No sólo eso, sino que es la referencia para otra serie de herramientas, como las herramientas de construcción. Las herramientas de construcción o de control de tareas se vienen usando tradicionalmente en todos los entornos de programación. Quién no ha usado alguna vez make o escrito un Makefile; lo que ocurre es que tradicionalmente se dedicaban exclusivamente a la compilación. Hoy en día el concepto de construcción es más amplio e incluye tareas que van desde el uso de diferentes generadores (de hojas CSS a partir de un lenguaje, por ejemplo) hasta la minificación o “compresión” de un programa hasta que ocupe el mínimo espacio posible, para que sea más amigable para móviles y otros dispositivos sin mucho ancho de banda.

Todos los lenguajes de programación tienen su propia herramienta de construcción, de las cuales la más conocida y veterana es la orden make, introducida hace casi cuarenta años. make automatiza el proceso de construcción en un fichero llamado Makefile con una sintaxis específica que se puede resumir en

Muchos lenguajes de programación, como el propio Perl, usan make para la automatización de tareas y compilación. Sin embargo, otros lenguajes de programación usan diferentes herramientas para ello: Ant, Ivy y Maven para Java, sbt para Scala, Rake para Ruby y otras muchas.

En node.js se utilizan principalmente dos: Grunt y Gulp, aunque también han aparecido últimamente Broccoli y mimosa.

Aquí podíamos hacer una breve disquisición sobre el código y la configuración, algo a lo que nos vamos a enfrentar repetidamente en la nube. ¿Un fichero de construcción es, o debe ser, configuración o código? Diferentes herramientas toman diferentes aproximaciones al tema: grunt es, sobre todo, configuración, mientras que gulp es, sobre todo, código.

Algo fundamental en todo proyecto es la documentación; para empezar, vamos a usar grunt para documentar el código. Tras la instalación de grunt, que no viene instalado por defecto en nodejs, se puede usar directamente.

sudo npm install -g grunt-cli

-g indica que se trata de una instalación global, aunque también se puede instalar localmente.

Igual que make usa Makefiles, grunt usa Gruntfile.js tal como este

'use strict';

module.exports = function(grunt) {

  // Configuración del proyecto
  grunt.initConfig({
  pkg: grunt.file.readJSON('package.json'),
  docco: {
	  debug: {
	  src: ['*.js'],
	  options: {
		  output: 'docs/'
	  }
	  }
  }
  });

  // Carga el plugin de grunt para hacer esto
  grunt.loadNpmTasks('grunt-docco');

  // Tarea por omisión: generar la documentación
  grunt.registerTask('default', ['docco']);
};

Para empezar, tenemos que instalar docco si queremos que funcione. Y grunt enfoca las tareas como una serie de plugins que hay que instalar, en este caso grunt-docco. Para instalarlos se usa la herramienta habitual de instalación en node, npm, pero una vez que usamos package.json, npm puede editarlo y cambiar la configuración automáticamente si lo usamos de esta forma

npm install docco grunt-docco --save-dev

El --save-dev indica que se guarde la configuración correspondiente en package.json, donde efectivamente se puede ver:

"devDependencies": {
  "docco": "~0.6",
  "grunt-docco": "~0.3.3"
},

El fichero que se ve arriba tiene tres partes: la definición de la tarea (en este caso, la que genera la documentación), la carga de la tarea y finalmente el registro de la tarea.

Vayamos con la primera parte. Primero, le indicamos cuál es el fichero package.json que usamos. Este fichero tiene una serie de variables de configuración que podremos usar en el Gruntfile (pero que, por lo pronto, no vamos a hacerlo). Luego, definimos la tarea llamada docco, que a su vez tiene una subtarea llamada debug: toma los fuentes contenidos en el array indicado y deposita la salida en el directorio que le indicamos. No existe en Grunt una forma general de expresar este tipo de dependencias como en los Makefiles, sólo una buena práctica: usar src, por ejemplo, para las fuentes.

La siguiente parte carga el plugin de grunt necesario para ejecutar docco. Y finalmente, con grunt.registerTask('default', ['docco']); indicamos que la tarea que ejecuta docco es la que se ejecutará por defecto simplemente ejecutando grunt. También se puede ejecutar con grunt docco o grunt docco:debug que sacará esto en el terminal:

bash$ grunt docco
Running "docco:src" (docco) task
docco: Apuesta.js -> docs/Apuesta.html
docco: Gruntfile.js -> docs/Gruntfile.html

y producirá una documentación tal como esta. (Link roto)

La automatización de Grunt se puede usar tanto para prueba como para despliegue. Pero hay también otras formas de probar en la nube, y lo veremos a continuación.

Automatizar con grunt, gulp u otra herramienta de gestión de tareas en Node la generación de documentación de la librería que se cree usando docco u otro sistema similar de generación de documentatión. . Previamente, por supuesto, habrá que documentar tal librería.

Desarrollo basado en pruebas

El desarrollo basado en pruebas es una metodología que se integra con el desarrollo en la nube que hemos venido viendo de forma inconsútil (en inglés esto queda mejor; seamless). Hace falta pasar las pruebas para hacer el despliegue, pero también para integrar código. Las pruebas son a diferente nivel, pero las que vamos a usar, pruebas unitarias, consisten en llamar a una función con diferentes valores y comprobar los resultados esperados con los obtenidos. Los resultados pueden ser de todo tipo: desde simples escalares respuesta a una función hasta cambio en el DOM (Document Object Model) de una página cuando se envía un JSON desde una web. Cada uno tiene sus estrategias, pero al final se trata de crear una serie de pruebas para que lo que nosotros queremos que haga la aplicación efectivamente lo haga.

El desarrollo basado en pruebas consiste en escribir los tests antes que el código que hace que esos tests no fallen. No siempre se hace así, claro, pero el trabajar así permite tener claro qué funcionalidades queremos, cómo queremos que respondan y qué contratos o aserciones van a ser verdaderas cuando se ejecute el código antes siquiera de escribirlo.

En la mayoría de los entornos de programación y especialmente en node, que es en el que nos estamos fijando, hay dos niveles en el test: el primero es el marco de pruebas y el segundo la librería de pruebas que efectivamente se está usando.

Vamos a ir al nivel más bajo: el de las aserciones. Hay múltiples librerías que se pueden usar: Chai, Should.js, Must.js y assert que es la librería que forma parte de la estándar de JS, y por tanto la que vamos a usar. Se usa de la forma siguiente

var apuesta = require("./Apuesta.js"),
assert= require("assert");

var nueva_apuesta = new apuesta.Apuesta('Polopos','Alhama','2-3');
assert(nueva_apuesta, "Creada apuesta");
assert.equal(nueva_apuesta.as_string(), "Polopos: Alhama - 2-3","Creado");
console.log("Si has llegado aquí, han pasado todos los tests");

Este programa usa assert directamente y como se ve por la línea del final, no hace nada salvo que falle. assert no da error si existe el objeto, es decir, si no ha habido ningún error en la carga o creación del mismo, y equal comprueba que efectivamente la salida que da la función as_string es la esperada.

Para la aplicación que se está haciendo, escribir una serie de aserciones y probar que efectivamente no fallan. Añadir tests para una nueva funcionalidad, probar que falla y escribir el código para que no lo haga (vamos, lo que viene siendo TDD).

Hay un segundo nivel, el marco de ejecución de los tests. Los marcos son programas que, a su vez, ejecutan los programas de test y escriben un informe sobre cuáles han fallado y cuáles no con más o menos parafernalia y farfolla. Una vez más, hay varios marcos de testeo para nodejs (y, por supuesto, uno propio para cada uno de los lenguajes de programación, aunque en algunos están realmente estandarizados).

Cada uno de ellos tendrá sus promotores y detractores, pero Mocha y Jasmine parecen ser los más populares. Los dos usan un sistema denominado Behavior Driven Development, que consiste en describir el comportamiento de un sistema más o menos de alto nivel. Como hay que escoger uno y parece que Mocha es más popular, nos quedamos con este para escribir este programa de test.

var assert = require("assert"),
	apuesta = require(__dirname+"/../Apuesta.js");

describe('Apuesta', function(){
	// Testea que se haya cargado bien la librería
	describe('Carga', function(){
	it('should be loaded', function(){
		assert(apuesta, "Cargado");
	});

	});
	describe('Crea', function(){
	it('should create apuestas correctly', function(){
		var nueva_apuesta = new apuesta.Apuesta('Polopos','Alhama','2-3');
		assert.equal(nueva_apuesta.as_string(), "Polopos: Alhama - 2-3","Creado");
	});
	});
});

Mocha puede usar diferentes librerías de test. En este caso hemos escogido la que ya habíamos usado, assert. A bajo nivel, los tests que funcionen en este marco tendrán que usar una librería de este tipo, porque mocha funciona a un nivel superior, con funciones como it y describe que describe, a diferentes niveles, qué hace el test y cuál es el resultado que necesitamos. Se ejecuta con mocha y el resultado de ejecutarlo será:

Apuesta
  Carga
    ✓ should be loaded 
  Crea
    ✓ should create apuestas correctly 


2 passing (6ms)

(pero con más colorines)

Y la verdad es que debería haber puesto los mensajes en español.

Además, te indica el tiempo que ha tardado lo que te puede servir para hacer un benchmark de tu código en los diferentes entornos en los que se ejecute.

Convertir los tests unitarios anteriores con assert a programas de test y ejecutarlos desde mocha, usando descripciones del test y del grupo de test de forma correcta. Si hasta ahora no has subido el código que has venido realizando a GitHub, es el momento de hacerlo, porque lo vas a necesitar un poco más adelante.

Añadiendo integración continua

A un primer nivel, la integración continua consiste en integrar los cambios hechos por un miembro del equipo en el momento que estén y pasen los tests. Pero eso, efectivamente, significa que deben pasar los tests y para nosotros, consiste en crear una configuración para una máquina externa que ejecute esos tests y nos diga cuáles han pasado o cuales no. Estas máquinas más adelante se combinan con las de despliegue continuo, no permitiendo el mismo si algún test no ha pasado.

En general, la integración continua se hace en la nube: una máquina virtual creada ex profeso se descarga los ficheros, ejecuta los tests y crea un informe, enviando también un correo al autor indicándole el resultado. Por tanto, para que haga esto tenemos que indicar en la configuración todo lo necesario para ejecutar los tests y, posiblemente, nuestro programa: aplicaciones, librerías que necesita nuestro programa, aparte de la configuración que tendrá el programa en sí con las librerías del lenguaje de programación en el que está desarrollado.

Un sistema bastante popular de integración continua es Jenkins. Para usar Jenkins puedes instalarlo en tu propio ordenador, en un servidor propio en la nube o en algún servicio en la nube. Sin embargo, hay otros sistemas como Travis o Shippable que podemos usar también desde la nube.

Para trabajar con estos sistemas, generalmente hay que ejecutar estos tres pasos:

  1. Darse de alta. Muchos están conectados con GitHub por lo que puedes autentificarte directamente desde ahí. A través de un proceso de autorización, puedes acceder al contenido e incluso informar del resultado de los tests a GitHub.

  2. Activar el repositorio en el que se vaya a aplicar la integración continua. Travis permite hacerlo directamente desde tu configuración; en otros se dan de alta desde la web de GitHub.

  3. Crear un fichero de configuración para que se ejecute la integración y añadirlo al repositorio.

Haced los dos primeros pasos antes de pasar al tercero.

Los ficheros de configuración de las máquinas de integración continua corresponden, aproximadamente, a una configuración de una máquina virtual que hiciera solo y exclusivamente la ejecución de los tests. Para ello se provisiona una máquina virtual (o contenedor), se le carga el sistema operativo y se instala lo necesario, indicado en el fichero de configuración tal como este para Travis.

language: node_js
node_js:
  - "0.10"
  - "0.11"
before_install:
  - npm install -g mocha
  - cd src; npm install .
script: cd src; mocha

Este fichero, denominado .travis.yml, contiene lo siguiente:

El resultado aparecerá en la web y también se enviará por correo electrónico. Y te da también un badge que puedes poner en tu fichero para indicar que, por lo pronto, todo funciona.

Si el informe indica que las pruebas son correctas, se puede proceder al despliegue. Pero eso ya será en la siguiente clase.

Configurar integración continua para nuestra aplicación usando Travis o algún otro sitio.

Esta configuración es esencial por varias razones: primero, porque nos permite ser conscientes de todo lo necesario para desplegar nuestra aplicación. Segundo, porque al crear tests integramos el paso de control de calidad en el desarrollo. Y, finalmente, porque la integración continua y los tests correspondientes son un paso esencial para el despliegue continuo, que se verá más adelante.

A dónde ir desde aquí

Una vez visto todo lo necesario para desplegar una aplicación, se puede pasar a estudiar los PaaS, plataformas como servicio, donde se pueden desplegar aplicaciones para prototipo o para producción de forma relativamente simple.