Gestión de infraestructuras virtuales

Objetivos de la asignatura

  • Diseñar, construir y analizar las prestaciones de un centro de proceso de datos virtual.

  • Documentar y mantener una plataforma virtual.

  • Realizar tareas de administración en infraestructura virtual.

Objetivos específicos

  1. Aprender lenguajes de configuración usados en infraestructuras virtuales.
  2. Saber cómo aplicarlos en un caso determinado.
  3. Conocer los sistemas de orquestación de máquinas virtuales.

Introducción

Antes de poder provisionar una máquina o conjunto de máquinas virtuales, es necesario poder crearlas a partir de imágenes de sistemas operativos, en un remedo de arranque tal como se hace en una máquina real. En el espíritu DevOps, tiene que haber una forma de hacerlo automáticamente y de forma reproducible con código, usando este como infraestructura. También es deseable hacerlo de forma que sea totalmente portable de una infraestructura a otra; en general, debe haber un procedimiento para que las infraestructuras como servicio (IaaS) sean controladas programáticamente, aparte de las otras dos formas que suelen ofrecer, a través de la web y a través de los interfaces de línea de órdenes. Trabajar con la web no es escalable y apenas es reproducible, porque sólo permite crear infraestructuras una por una o por grupos si es que son similares; la segunda no es portable, porque cada servicio cloud tiene sus propias órdenes como se ha visto en el tema de automatizar servicios cloud. Sólo el trabajar con código desde una herramienta que permita trabajar con cualquier servicio cloud permite reproducir configuraciones de un vendedor a otro sin ningún problema.

Estas herramientas se denominan herramientas de orquestación o de gestión de configuraciones, aunque a veces en esta denominación también incluyen a otras de más bajo nivel como Ansible o Chef. En realidad hoy en día la única herramienta existente y en uso amplio es Vagrant. Otras herramientas, como Vortex, parecen abandonadas y otras como Juju o Cobbler funcionan a otro nivel diferente, trabajando para configurar desde cero bare metal o máquinas sin ningún sistema operativo instalado que usan arranque remoto. Terraform, por otro lado, es una herramienta que sí permite tratar la infraestructura como código y se encuentra más o menos en la misma área, aunque Vagrant se centra en gestionar entornos de desarrollo y Terraform es para construir infraestructura; en ese sentido, Vagrant es de más alto nivel que Terraform, aunque se pueden usar de forma complementaria.

La ventaja de Vagrant es que puede trabajar de forma indistinta con máquinas virtuales locales o remotas e incluso, en las últimas versiones, con contenedores, simplemente cambiando los drivers con los que va a trabajar. Lo veremos a continuación.

No vamos a dedicar demasiado tiempo a la creación y configuración de máquinas virtuales específicas, aunque en el tema adicional de uso de sistemas en la nube se explica como trabajar con máquinas virtuales con kvm y cómo definir, desde la línea de órdenes, máquinas virtuales en sistemas en cloud como Azure.

Orquestación de máquinas virtuales

A un nivel superior al provisionamiento de máquinas virtuales está la configuración, orquestación y gestión de las mismas, herramientas como Vagrant ayudan a hacerlo, aunque también Puppet e incluso Juju pueden hacer muchas de las funciones de Vagrant, salvo por el hecho de que no pueden trabajar directamente con el hipervisor.

Realmente no hay muchas alternativas a Vagrant. En este hilo de 2016 de YCombinator mencionan algunos, pero ninguno es lo suficientemente amplio o aceptado para hacerle sombra. Únicamente sistemas basados en contenedores pueden acercársele; por ejemplo Kubernetes. Pero ninguno para orquestación de máquinas virtuales.

La ventaja de Vagrant es que permite gestionar el ciclo de vida completo de una máquina virtual, desde la creación hasta su destrucción pasando por el provisionamiento y la monitorización o conexión con la misma. Además, permite trabajar con todo tipo de hipervisores y provisionadores tanto de contenedores, como en cloud, como en local.

Sigue las instrucciones en la web, para instalarte Vagrant, la versión 2.0.1 ha salido en noviembre de 2017. Es una aplicación escrita en Ruby, por lo que tendrás que tener una instalación preparada. Te aconsejamos que uses un gestor de versiones como RVM o RBEnv para poder trabajar con él en espacio de usuario fácilmente.

Tendrás que tener algunas nociones de Ruby para trabajar con Vagrant, que no es sino un DSL (Domain Specific Language) construido sobre él, al menos tendrás que saber como instalar gemas (bibliotecas), que se usarán para los plugin de Vagrant y también cómo trabajar con bucles y variables, que se usarán en el fichero de definición de máquinas virtuales denominado Vagrantfile.

Con Vagrant te puedes descargar directamente una máquina configurada de esta lista o bien cualquier otra máquina configurada en el formato box, que es el que uno de los que usa Vagrant.

Trabajemos con la configuración por omisión añadiendo la siguiente box:

vagrant box add centos7 https://github.com/vezzoni/vagrant-vboxes/releases/download/0.0.1/centos-7-x86_64.box

Para conocer todos los comandos de vagrant, vagrant help o vagrant list-commands.

En este caso usamos un subcomando de vagrant box, que permite añadir nuevas imágenes a nuestro gestor de máquinas virtuales; add añade uno nuevo en este caso usando el gestor por omisión que es Virtual Box. El formato determinará en qué tipo de hipervisor se puede ejecutar; en general, Vagrant usa VirtualBox, y los .box se pueden importar directamente en esta aplicación; los formatos vienen listados en la página anterior. Las boxes disponibles se pueden consultar en Vagrantbox.es; en esa dirección hay diferentes sistemas operativos en diferentes formatos, aunque generalmente la mayoría son para VirtualBox.

A continuación

vagrant init centos7

creará un Vagrantfile en el directorio en el que te encuentres, por lo que es conveniente que el directorio esté vacío. En este caso crea este fichero en el que realmente sólo se configura el nombre de la máquina (centos7) pero que a base de des-comentar otras líneas se puede llegar a configurar de forma más completa.

Para comenzar a usar la máquina virtual se usa

vagrant up

En ese momento Virtual Box arrancará la máquina y te podrás conectar a ella usando

vagrant ssh

Si quieres conectar por ssh desde algún otro programa, por ejemplo, Ansible, tendrás que fijarte en cómo se configura la conexión y que puerto se usa. Generalmente, una máquina virtual va a usar el puerto 2222 de ssh y para que accedas desde fuera de Vagrant tendrás además que copiar tu clave pública, lo que puedes hacer copiando y pegándola desde un terminal o bien usando el propio Vagrantfile añadiendo las dos líneas siguientes:

#Copy public key
ssh_pub_key = File.readlines("#{Dir.home}/.ssh/id_rsa.pub").first.strip
config.vm.provision 'shell', inline: "echo #{ssh_pub_key} >> /home/vagrant/.ssh/authorized_keys", privileged: false

Una vez creada la máquina, para que use estas líneas y se provisione hay que hacer

vagrant provision

Hay que seguir teniendo en cuenta que se usa el puerto 2222, o sea que para conectarte a la máquina (o usar un provisionador de forma externa a Vagrant) tendrás que hacerlo así:

ssh vagrant@127.0.0.1 -p 2222

Para suspender el estado de la máquina virtual y guardarlo se usa

vagrant suspend

Esto dejará la máquina virtual en el estado en el que esté, que se podrá recuperar en la próxima sesión. Cuando quieras deshacerte de ella,

vagrant destroy
Instalar una máquina virtual Debian usando Vagrant y conectar con ella.

Trabajando con otro tipo de máquinas virtuales e hipervisores.

En vagrantbox.es la mayor parte de las imágenes tienen formato VirtualBox, pero algunas tienen formato Vagrant-lxc (para usar en el sistema de virtualización ligera lxc), VMWare, KVM, Parallels o libvirt. Ninguno de estos formatos está instalado por defecto en Vagrant y para trabajar con ellos habrá que instalar un plugin.

Instalemos el plugin de libvirt, por ejemplo, siguiendo las instrucciones de su repositorio; de hecho, para instalar libvirt habrá que seguir también las instrucciones en el mismo repositorio, que incluyen instalar qemu. libVirt es una librería que abstrae todas las funciones de virtualización, permitiendo trabajar de forma uniforme con diferentes hipervisores tales como Xen e incluso el propio lxc mencionado anteriormente. Una vez instalada esta biblioteca, no hay que preocuparse tanto por el sistema de virtualización que tengamos debajo e incluso podemos trabajar con ella de forma programática para crear y configurar máquinas virtuales sin tener que recurrir a sistemas de orquestación o provisionamiento.

Simultáneamente a la instalación, podemos descargarnos esta máquina virtual que está en ese formato.

vagrant box add viniciusfs/centos7 https://atlas.hashicorp.com/viniciusfs/boxes/centos7/

A continuación, la inicialización será de la misma forma

vagrant init viniciusfs/centos7

que, igual que en el caso anterior, crea un fichero Vagrantfile (y así te lo dice; este fichero será parecido a este que ya sabemos que permite trabajar y llevar a cabo cualquier configuración adicional.

Podemos añadirle también la clave pública propia si queremos usarlo “desde fuera”, tal como también se ha hecho antes.

Una vez hecho eso ya podemos inicializar la máquina y trabajar con ella (pero antes voy a apagar la máquina Azure que tengo ejecutándose desde que empecé a contar lo anterior)

sudo vagrant up --provider=libvirt

donde la principal diferencia es que le estamos indicando que queremos usar el proveedor libvirt, en vez de el que usa por omisión, Virtual Box. Dado que este proveedor conecta con un daemon que se ejecuta en modo privilegiado, habrá que usar sudo en este caso.

Puede que tengas un problema con libvirt con “dhcp_leases: undefined method” o similar comprobad la versión que tenéis. Si estáis usando la 0.0.36 desinstaladla e instalad la 0.0.35 como indican en el mismo issue. Alternativamente, también se puede pasar de este ejemplo, que era simplemente una forma de ilustrar diferentes proveedores aparte del que aparece por defecto.

Usando este sudo, puedes conectarte con la máquina usando

sudo vagrant ssh

Y todos los demás comandos, también con sudo, por lo indicado anteriormente.

Instalar una máquina virtual ArchLinux o FreeBSD para KVM, otro hipervisor libre, usando Vagrant y conectar con ella.

Provisionando máquinas virtuales.

Una vez creada la máquina virtual se puede entrar en ella, configurarla e instalar todo lo necesario desde la línea de órdenes. Pero, por supuesto, sabiendo lo que sabemos sobre provisionamiento por el tema correspondiente, Vagrant permite provisionarla de muchas maneras diferentes. En general, Vagrant usará opciones de configuración diferente dependiendo del provisionador, subirá un fichero a un directorio temporal del mismo y lo ejecutará (tras ejecutar todo lo necesario para el mismo).

La provisión tiene lugar cuando se alza una máquina virtual (con vagrant up) o bien explícitamente haciendo vagrant provision. En cualquier caso se lee del Vagrantfile y se llevan a cabo las acciones especificadas en el fichero de configuración.

En general, trabajar con un provisionador requiere especificar de cuál se trata y luego dar una serie de órdenes específicas. Comenzaremos por el shell, que es el más simple y, en realidad, equivale a entrar en la máquina y dar las órdenes a mano. Instalaremos, como hemos hecho en otras ocasiones, el utilísimo editor emacsusando este Vagrantfile:

VAGRANTFILE_API_VERSION = "2"

Vagrant.configure(VAGRANTFILE_API_VERSION) do |config|
	config.vm.box = "centos7"
    config.vm.provision "shell",
	inline: "yum install -y python"
end

Recordemos que se trata de un programa en Ruby en el cual configuramos la máquina virtual. La 4ª línea indica el nombre de la máquina con la que vamos a trabajar (que puede ser la usada en el caso anterior); recordemos también que, por omisión, se trabaja con VirtualBox (si se hiciera con algún otro tipo de hipervisor habría que usar el plugin correspondiente e inicializar la máquina de alguna otra forma). La parte en la que efectivamente se hace la provisión va justamente a continuación. La orden config.vm.provision indica que se va a usar el sistema de provisión del shell, es decir, órdenes de la línea de comandos; se le pasa un hash en Ruby (variable: valor, tal como en javascript, separados por comas) en el que la clave inline indica el comando que se va a ejecutar, en este caso yum, el programa para instalar paquetes en CentOS, y al que se le indica -y para que conteste Yes a todas las preguntas sobre la instalación.

Este Vagrantfile no necesita nada especial para ejecutarse: se le llama directamente cuando se ejecuta vagrant up o explícitamente cuando se llama con vagrant provision. Lo único que hará es instalar este programa bajándose todas sus dependencias (y tardará un rato).

Crear un script para provisionar de forma básica una máquina
virtual para el proyecto que se esté llevando a cabo en la asignatura. 

El provisionamiento por shell admite muchas más opciones: se puede usar un fichero externo o incluso alojado en un sitio web (por ejemplo, un Gist alojado en Github). Por ejemplo, este para provisionar nginx y node (no leer hasta después de hacer el ejercicio anterior).

El problema con los guiones de shell

y no sé por qué diablos pongo guiones si pongo shell, podía poner scripts de shell directamente y todo el mundo me entendería, o guiones de la concha y nadie me entendería

es que son específicos de un sistema operativo determinado. Por eso Vagrant permite muchas otras formas de configuración, incluyendo casi todos los sistemas de provisionamiento populares (Chef, Puppet, Ansible, Salt) y también Docker. La ventaja de estos sistemas de más alto nivel es que permiten trabajar independientemente del sistema operativo. Cada uno de ellos tendrá sus opciones específicas, pero veamos cómo se haría lo anterior usando el provisionador chef-solo.

Para empezar, hay que provisionar la máquina virtual para que funcione con chef-solo y hay que hacerlo desde shell o Ansible; este ejemplo que usa este fichero shell puede provisionar, por ejemplo, una máquina CentOS.

Una vez preinstalado chef

Lo que también podíamos haber hecho con una máquina que ya lo tuviera instalado, de las que hay muchas en vagrantbox.es y de hecho es la mejor opción porque chef-solo no se puede instalar en la versión 6.5 de CentOS fácilmente por no tener una versión actualizada de Ruby)

lo incluimos en el Vagrantfile, tal como este

VAGRANTFILE_API_VERSION = "2"

Vagrant.configure(VAGRANTFILE_API_VERSION) do |config|
	config.vm.box = "centos7"

    config.vm.provision "chef_solo" do |chef|
		chef.add_recipe "emacs"
	end

end

Este fichero usa un bloque de Ruby para pasarle variables y simplemente declara que se va a usar la receta emacs, que previamente tendremos que haber creado en un subdirectorio cookbooks que descienda exactamente del mismo directorio y que contenga simplemente package 'emacs' que tendrá que estar en un fichero

cookbooks/emacs/recipes/default.rb

Con todo esto se puede configurar emacs. Pero, la verdad, seguro que es más fácil hacerlo en Ansible y/o en otro sistema operativo que no sea CentOS porque yo, por lo pronto, no he logrado instalar chef-solo en ninguna de las máquinas pre-configuradas de VagrantBoxes.

Configurar tu máquina virtual usando `vagrant` con el provisionador
ansible

Desde Vagrant se puede crear también una caja base con lo mínimo necesario para poder funcionar, incluyendo el soporte para ssh y provisionadores como Chef o Puppet. Se puede crear directamente en VirtualBox y usar vagrant package para empaquetarla y usarla para su consumo posterior.

Configuración de sistemas distribuidos

Vagrant es sumamente útil cuando se trata de configurar varios sistemas a la vez, por la posibilidad que tiene de trabajar con diferentes proveedores pero también por tratarse de un programa en Ruby que puede simplemente guardar el estado común e implantarlo en las máquinas virtuales que se vayan creando.

A la vez, sistemas operativos como CoreOS son interesantes precisamente por la facilidad para configurarlos como sistemas distribuidos, que proviene de su diseño para ser anfitriones de contenedores pero también a su uso de etcd, una base de datos clave-valor distribuida que se usa en este caso principalmente para guardar las configuraciones.

Veamos en el siguiente ejemplo cómo se puede configurar un sistema con varias máquinas virtuales coordinadas usando CoreOS (originalmente estaba aquí. Es un fichero un tanto largo y complicado, pero veamos las partes más interesantes. Primero, usa un fichero externo de configuración, config.rb. A pesar de su nombre, no es un fichero de Chef, simplemente un fichero que se va a incluir en la configuración de Vagrant que se llama así.

# Size of the CoreOS cluster created by Vagrant
$num_instances=3

# Used to fetch a new discovery token for a cluster of size $num_instances
$new_discovery_url="https://discovery.etcd.io/new?size=#{$num_instances}"

# Automatically replace the discovery token on 'vagrant up'

if File.exists?('user-data') && ARGV[0].eql?('up')
  require 'open-uri'
  require 'yaml'

  token = open($new_discovery_url).read

  data = YAML.load(IO.readlines('user-data')[1..-1].join)

  if data.key? 'coreos' and data['coreos'].key? 'etcd'
    data['coreos']['etcd']['discovery'] = token
  end

  if data.key? 'coreos' and data['coreos'].key? 'etcd2'
    data['coreos']['etcd2']['discovery'] = token
  end

  # Fix for YAML.load() converting reboot-strategy from 'off' to `false`
  if data.key? 'coreos' and data['coreos'].key? 'update' and data['coreos']['update'].key? 'reboot-strategy'
    if data['coreos']['update']['reboot-strategy'] == false
      data['coreos']['update']['reboot-strategy'] = 'off'
    end
  end

  yaml = YAML.dump(data)
  File.open('user-data', 'w') { |file| file.write("#cloud-config\n\n#{yaml}") }
end

Este fichero, después de definir el número de máquinas virtuales que tenemos, busca un fichero llamado user-data que es privado porque contiene un token obtenido de https://discovery.etcd.io. Este token da acceso al registro de todas las instancias de etcd con las que vamos a trabajar. En la muestra indica qué es lo que hay que hacer para obtenerla. Por lo demás, lo único que hay que cambiar es el número de instancias que se desean.

El Vagrantfile, por otro lado, realiza una serie de adaptaciones de la máquina virtual usada y crea una red privada virtual que una a las tres máquinas, de forma que se puedan comunicar de forma segura. Una vez ejecutado vagrant up se puede acceder a las máquinas por ssh con el nombre definido (core-0x) pero también se pueden usar para escalar aplicaciones basadas en contenedores en el cluster de CoreOS creado, con el que puedes ejecutar múltiples copias de tu aplicación para replicación o escalado automático.

Algunos ejemplos interesantes

La migración a la nube ha hecho que se creen ciertos sistemas operativos cuyo fin sea servir de soporte exclusivamente a servicios en la misma. Uno de ellos es Scotch Box, que empaqueta una serie de herramientas de cliente servidor para ejecutar una pila de desarrollo completa, o bosh-lite para BOSH, una herramienta de gestión de sistemas distribuidos. Otra posibilidad es una máquina virtual para empezar con ciencia de datos.

Pero una de las más interesantes que podemos usar es RancherOS, otro sistema operativo, como CoreOS, diseñado para ejecutar contenedores. En el repo dice que ya no se apoya esa versión, pero se puede al menos ejecutar y probar si se desea.

También se puede probar NixOps, que aunque está diseñado especialmente para una versión del sistema operativo llamado NixOS, puede usarse también para orquestar máquinas virtuales en una serie de entornos.

A donde ir desde aquí

Este es el último tema del curso, pero a partir de aquí se puede seguir aprendiendo sobre DevOps en el blog o en IBM. Libros como DevOps for Developers pueden ser también de ayuda.